top of page
Buscar

Cuentan las mamachas y papachos del Alto Ande...

por Rama Flores

Cuentan las mamachas y papachos del Alto Ande que el único mensajero del creador, Wiraqocha, era el Mallku Apuchin, el cóndor sagrado. Cuando la desarmonía ocurría en la existencia, el consejo del creador llegaba como un bálsamo y se recuperaba el balance.

Entre los animales de la tierra, había uno muy curioso: el picaflor andino. Éste quería conocer al Divino, pero estaba prohibido mirarlo, incluso para el condor.


Un día, Mallku Apuchin emprendió vuelo hacia el Hanak pacha, el mundo celestial en busca de consejo. Con astucia y rapidez, el colibrí se escondió bajo sus alas. Viajaron juntos hasta la presencia del creador, y cuando el cóndor, sin mirarlo se prestó a pronunciar su pedido, el picaflor sorprendió a ambos volando en la cabeza de Wiraqocha como si de una flor se tratase.


Luego, con suma delicadeza, se posó, extasiado en el ombro derecho del creador. En ese momento, Wiraqocha rió con fuerza y las plumas del picaflor se volvieron azul-turquesa. Desde ese momento, Siwar Qenti es encargado de polinizar con inspiraciones divinas los sueños de los que todavía andan por la tierra.

Posts Relacionados

Ver tudo

Comments


bottom of page